St Petersburg 00 Header

San Petersburgo

Metrópolis majestuosa

Únete al periodista Ivo Weyel para explorar San Petersburgo, una ciudad de cuento de hadas donde el arte y la historia son venerados, los pequeños restaurantes de moda están a cargo de un personal encantador y los huevos de Fabergé están a tu alcance. Bueno, casi.

Sigue leyendo
St Petersburg 01 Map Es

Hay ciudades a las que vas a pasar el rato en las terrazas de la calle, pasear a tu aire y, simplemente, relajarte durante unos días. San Petersburgo no es una de ellas. En teoría, es posible. Pero esta es una ciudad que merece una inmersión total. Para disfrutar plenamente de esta gran metrópolis rebosante de arte y cultura, deberías documentarte sobre ella antes de llegar porque hay mucho terreno que cubrir, tanto en cuanto a experiencias como a envergadura.

  • St Petersburg 02 Img1

    Amaneceres mágicos

    En cuanto entro en mi hotel, el Grand Hotel Europe, me hallo inmerso en la historia de San Petersburgo. Tras inaugurarse en 1875, este hotel, con su fachada y su interior bellamente conservados, es el lugar donde solía alojarse el zar. Mi suite lleva el nombre del novelista del siglo XIX Fiódor Dostoievski (1821-1881), cuyas obras se pueden encontrar en la estantería que hay al lado del minibar. (Y, a pocas calles de distancia, hay un museo dedicado al gran autor, ubicado en el apartamento que ocupó este durante muchos años). Todos los viernes por la noche, los comensales de L’Europe (el restaurante del hotel) disfrutan de un espectáculo de ballet durante la Noche de Chaikovski del restaurante.

    St Petersburg 03 Img1
    St Petersburg 03 Img2

    Encanto tranquilo y modales corteses

    Me dan la bienvenida con un vaso de vodka helado y un huevo pochado con una generosa porción de caviar reluciente encima. Se trata de San Petersburgo la hospitalaria, un lugar muy diferente a la ajetreada Moscú, donde el nuevo dinero y los fríos negocios marcan la pauta. San Petersburgo irradia el encanto tranquilo y los modales corteses asociados al dinero antiguo. Ostenta una personalidad que la diferencia del resto de la nación. Sus ciudadanos son amables y educados, y los siglos de arte y cultura que los rodean se reflejan en sus mentes abiertas, lo que demuestra que el arte realmente une a la gente. El majestuoso río Neva es una vía de agua expansiva, con una corriente tan rápida que es difícil imaginarlo congelado durante los meses de invierno. Palacios de colores pastel se asientan a lo largo de la rivera, cada uno más grande que el siguiente gracias a todas las familias nobles que residieron aquí durante el siglo XVIII.

    St Petersburg 04 Bg
    St Petersburg 04 Img1
    St Petersburg 05 Img1

    San Petersburgo irradia el encanto tranquilo y los modales corteses asociados al dinero antiguo

    Ciudad de puentes

    Puentes gigantes cruzan las 2 orillas del Neva, sus sublimes decoraciones los han convertido en un destino de viaje por derecho propio. Especialmente de noche entre abril y noviembre, cuando los puentes se iluminan románticamente y se abren para permitir que los barcos sigan su camino hacia el Volga. En caso de que vagar por la noche no sea lo tuyo, intenta levantarte al alba ya que el amanecer del río es una experiencia inolvidable. Igualmente famosas son las Noches Blancas de San Petersburgo: un fenómeno natural en zonas de latitud alta, donde el sol no se pone completamente durante las noches de verano. Esta maravilla se celebra con una gran variedad de festividades en la segunda quincena de junio, con trasnochadores que acuden a la ciudad de todas partes del mundo.

    St Petersburg 06 Bg

    Museo del Hermitage

    Otro tesoro de San Petersburgo son sus estaciones de metro. Son tan bonitas que bien podrían ser salas de un museo y, en tiempos de Stalin (1878-1953), se las conocía como «los palacios del pueblo». Es de visita obligada la estación de Avtovo, que parece una catedral. Tomo el metro hasta el destino más importante de San Petersburgo: el Museo del Hermitage. Ocupando 6 edificios históricos a lo largo del Muelle del Palacio, incluida la residencia del Palacio de Invierno de los zares, cabe suponer con bastante seguridad que originalmente nunca se tuvo la intención de que este fuera un lugar para que la plebe pasase el día. Con varias sucursales en el extranjero, el Hermitage es uno de los museos más antiguos y más grandes del mundo; su enorme colección fue acumulada en gran parte debido al amor de Catalina la Grande por el arte y su apetito por las compras. La emperatriz rusa ganó dinero y poder durante un tiempo en el que muchas de las familias reales y nobles de Europa estaban empobrecidas y necesitaban fondos. Estas estaban encantadas de vender su colección de artes y antigüedades a la voraz zarina. Otros tesoros se añadieron más tarde.

    St Petersburg 06 Img1

    Nueva Holanda

    Al día siguiente, un taxi me lleva al otro lado de la ciudad, a uno de los barrios más prometedores de la ciudad, donde florece la moderna San Petersburgo. El proyecto, denominado Nueva Holanda, lleva el nombre del astillero donde los carpinteros holandeses de navíos empezaron desde 1704 a ayudar a construir la flota rusa. O varias flotas para ser precisos, tanto de buques de guerra como mercantes. Pedro el Grande trajo a estos carpinteros de navíos de los Países Bajos y los puso en un enclave holandés improvisado. Las cosas se han renovado recientemente, la zona se completa con un vasto y elegante parque paisajista donde una variedad de edificios renovados ahora hacen las veces de galerías, teatros, bares y tiendas a la última.

    St Petersburg 07 Img1
    St Petersburg 07 Img2

    El ambiente es animado, especialmente los fines de semana. A los muchos jóvenes empleados de estos establecimientos les encanta abrumarte con consejos sobre dónde encontrar restaurantes y clubes de moda. Así es como termino en Hamlet + Jacks, un restaurante en un callejón pequeño que probablemente hubiera pasado por alto. Resulta ser un pequeño y maravilloso lugar contemporáneo (de ninguna manera te pierdas su carpaccio de venado siberiano). Los jóvenes se enorgullecen también de la historia antigua de su ciudad, lo que descubro rápidamente. Señalan los diversos palacios, ahora museos, que una vez fueron habitados por famosos conciudadanos. «La revolución en las artes visuales comenzó en San Petersburgo», afirma Anna, que trabaja en el centro de visitantes de Nueva Holanda. «Porque es aquí donde Malevich (1878-1935) expuso por primera vez su legendario cuadro Cuadrado Negro en 1915, que marcó el comienzo del arte abstracto».

    St Petersburg 08 Img1

    Ver un ballet donde alguna vez se sentó el zar

    Además, Anna también me recomienda encarecidamente que vea una representación de ballet u ópera en el Teatro Mariinski del siglo XIX. Que es exactamente lo que hago esa noche, sentado en el palco imperial. Una experiencia maravillosa. No solo porque el teatro emana aún el esplendor de antaño, con sus techos, columnas, salas y pasillos ricamente adornados, que hacen fácil imaginar a los nobles vestidos pomposamente apiñados para ver y ser vistos, sino también porque estás sentado exactamente donde alguna vez se sentó el zar. Y eso añade una dimensión especial.

    • St Petersburg 09 Img1

      Amplias extensiones

      Bulevares como Nevski Prospekt y Bolshoi Prospekt nos presentan una deslumbrante variedad de tiendas de recuerdos, así que decido en cambio tomar un taxi y dirigirme al Convento de Smolni, a 20 minutos en coche del centro de la ciudad. Este es un ejemplo primordial del gusto de San Petersburgo por el barroco. Con su fachada azul cielo, una forma que recuerda a una tarta de varios pisos, cúpulas y bóvedas doradas, y pequeños querubines alegres de escayola asomando de las paredes, es tan típicamente ruso que no puedo evitar caminar boquiabierto. El convento fue construido durante el reinado de Isabel de Rusia (1709-1762), la hija de Pedro el Grande, con el propósito de educar a las jóvenes nobles sobre las alegrías de una vida respetable y piadosa. Su sucesora, Catalina la Grande, en realidad no hizo nada piadoso ni respetable, ni barroco, y el proceso de construcción se detuvo abruptamente. El campanario tardaría otros 100 años en terminarse, durante el reinado de Nicolás I (1796-1855).

      • St Petersburg 10 Img1

        Muñecas matrioskas

        Rara vez he visitado un lugar con tantas capas como San Petersburgo. Me viene a la mente la comparación con las muñecas matrioskas, esas famosas muñecas huecas que se abren para revelar versiones cada vez más pequeñas de sí mismas. Ahí está la historia de los zares, la increíble historia del arte, la guerra y la paz, y la interpretación única combinada de todo ello que invade la vida moderna de la ciudad. San Petersburgo celebra la cocina moderna con una tostada a la antigua. Geniales actuaciones de dj’s en palacios históricos. Y el venerable fabricante local de porcelana Imperial Porcelain (establecido en 1744) ahora trae un diseño vanguardista a la mesa.

        Respetuosamente característica: así es San Petersburgo en pocas palabras.

        Loading...

        Cargando iFly KLM Magazine